martes, 9 de diciembre de 2008

Creación de una Carta por la Compasión.


Charter For Compassion from on Vimeo.

La compasión, presente en todas las religiones

Karen Armstrong, ganadora del premio TED 2008 (Technology, Entertainment and Design), y los organizadores de dicho premio, crean una plataforma universal (Charter for Compassion) cuyo proyecto apunta a reclutar personas de todo el mundo, de cualquier fe, nacionalidad, idioma y origen para ayudar a elaborar La Carta por la Compasión.

__________________________

TRADUCCIÓN DEL VÍDEO:

Un tipo de religión agresiva y militante, a veces llamada fundamentalismo, ha estado presente en cada una de las grandes tradiciones mundiales. / Como una rebelión contra este mundo desequilibrado, una rebelión contra la humillación, y la impotencia. / La religión se ha enfocado cada vez más en una estrecha comprensión del dogma de la religión. / Existe una sensación de furia expresada en términos religiosos. / Cada religión, como la entiendo yo, tiene una historia de intolerancia y cada religión contiene principios para superar esta intolerancia. / Me gustaría que la gente escuchara la voz compasiva de la religión. / Quiero cambiar de tema y traer la compasión al frente de la atención de la gente. / La compasión esta presente en el corazón de cada religión. / Y la religión, cuando se practica de manera sana debería mejorar. / Se trata de reconocer la humanidad de cada uno de nosotros. / Se trata de darse cuenta de que no tiene importancia si eres Judío, Cristiano, Budista, Hindú o Musulmán. / Son seres humanos, que sufren y esto se puede evitar. / Como Musulmán tienes que someterte a la voluntad de Dios y sometiéndote a la voluntad de Dios significa que tienes que ser compasivo y generoso con todo ser humano. / Lo que tú odias, no se lo hagas a tus seres queridos. / Quiere a tus vecinos como te quieres a ti mismo; yo soy Dios. / No hagas nada que no te gustaría que te hicieran a ti. / La regla de oro es una regla de oro en tantas distintas religiones del mundo. / Y tenemos que, de alguna manera, encontrar un camino para poner en práctica la regla de oro mundialmente para tratar a otras naciones, otra gente, quienes sean, como nos gustaría a nosotros ser tratados. / Necesitamos una carta para nuestras propias almas, para nuestro bien, pero también para el bien del mundo, por el bien de nuestro mundo peligrosamente dividido, del cual esta más unido que nunca. / El mundo será invitado a que haga sus propias contribuciones, sus propios comentarios, contar sus propias historias sobre la compasión o la falta de ésta.

Un autobús daba la vuelta a la rotonda y de repente fue partido por la mitad por un camión. / Me rompí la espalda, mi pelvis y todas mis costillas. / Tenía los pulmones colapsados y graves heridas internas. / En este momento, un señor joven -ni un doctor ni una enfermera- apareció y me remendó el brazo con un hilo y aguja. / Él vio la necesidad de ayudarme. Al día de hoy este señor joven me salvo la vida. / Se quitó su chaqueta de cuero, su jersey y después se quitó los zapatos en mitad de la calle, se quitó los calcetines y se los entregó a un hombre desnudo. / Y los dos empezaron a llorar ya que era una experiencia tan conmovedora... como esta pequeña señora morena que cultiva tomates y se los entrega a alguien que no conocía, por amor. / Recuerdo que se sentó a mi lado mientras yo lloraba sintiendo esta compasión incondicional. / Me sentí como si estuviera bebiendo agua fresca. / Y que este trabajador luchó por mí para que pudiera seguir en el colegio y desde ese punto, mi vida evolucionó.

La tarea de nuestra generación, seamos religiosos o seglares, es construir una comunidad global donde todo el mundo de todas las creencias puedan convivir juntas en paz y armonía. (Entresacada de aquí).

blog comments powered by Disqus