sábado, 6 de diciembre de 2008

Si vivieras para siempre, ¿por qué morirías?

Un poco defraudada por la eterna historia de que a quien ha leído el libro no le gusta la película, mi hija -no obstante- me recomienda ver Crepúsculo (Twilight). No sólo porque Robert Pattinson cumple los requisitos que reclama su edad, sino por la belleza de la historia:

Bella Swan (Kristen Stewart) siempre ha sido diferente a las demás. Cuando su madre se casa por segunda vez, decide marcharse a vivir con su padre a un recóndito y lluvioso pueblo llamado Forks.

Aquí conoce al misterioso Edward Cullen (Robert Pattinson). Inteligente e ingenioso, Edward consigue atraer la atención de Bella y muy pronto entablan una estrecha amistad. Con el tiempo, Bella termina por descubrir el gran secreto de Edward: él y su familia son vampiros. No envejecen, no tienen colmillos y son físicamente perfectos.

blog comments powered by Disqus